domingo, 17 de abril de 2016

¡Fiesta leonesa!


REGINA YÉPEZ Publicada el 2016-04-17 10:35:56

¡Fiesta leonesa!
Aficionados jóvenes al balompié y al Club León, durante el juego entre esmeraldas y el Puebla. FOTO: Gustavo Becerra

1151
¡Sí se acordaban cómo hacer la “ola”!, ¡y cómo no!, si anoche la afición esmeralda tuvo un contundente 4-1 como principal despertador, tres goles de Boselli y también la casi clasificación a la Liguilla por si eso fuera poco... ¿querían algo más?

Bueno, quizá sí, que los hicieran sufrir un poquito menos durante el juego, y es que al cuadro de Luis Fernando Tena parece que le agrada tener a su gente siempre al filo de la butaca; no es que sea algo malo, ¿pero y si en el estadio anda algún cardiaco?

Pobres, cómo han de haber sufrido con el arquero de Puebla. Disparo de Maxi, la sacó el portero, cabezazo de Novaretti, al poste, disparo de Burbano, por encima del arco. ¡Uff!, Fabián Villaseñor salió hasta con la pata de conejo al cuello.

Luego se puso de acuerdo con Christian Valdéz que abrió el marcador para los de Marini. Oye Aldo Rocha, está bien que León vaya perdiendo y estés enojado, pero de eso a que le des un balonazo a la banca de Puebla, ¿ellos qué les habían hecho?

Lo mejor era esperar al segundo tiempo y no desesperar, como los niñitos que en la tribuna anhelaban una “selfie” con algún jugador esmeralda y terminaron tomándosela con el poblano Carlos Gutiérrez... peor es nada.

Como el pequeñito que estaba más interesado y entretenido en jugar con su globo que en ver el juego: ¡pa’ qué!, ¡si van perdiendo!; solo Boselli se encargó de hacerlo voltear... ¿cómo?, ¿Boselli anotó?, eso sí es novedad.

¿También Elías?, ¿ven?, el chiste era solo cambiar de portería, es ahí en la ubicada frente a la puerta 5, con el respaldo de esa fiel afición la que les da suerte siempre.

La misma que despojó a Villaseñor de la fortuna que lo acompañó durante todo el primer tiempo y se la otorgó también a Boselli que por primera vez en la campaña marcó tres goles en un solo partido... ¡ah, caray!, ¿tres?, ¿de qué se trata Mauro?, ¿de anotar los goles que no hiciste en tres fechas?

¡Olé, olé, olé, olé, León, León!... como pocas veces, Tena lo logró, cambió esos abucheos en el entretiempo por aplausos, por porras y por una ilusión que sólo la idea de la Liguilla regala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada